avion Created with sketchtool.

Suscríbete

Mujeres adelante

Por Araiz Arriola

Periodista. Maratonista x 15. Viajo, como y corro.

08 marzo, 2016.

compartir

Isabel tiene 27 años, vive en Torreón, Coahuila y siempre le gustó jugar fútbol, pero hace cuatro años descubrió su pasión por correr. En 2012 corrió su primer Maratón Lala, terminó en 3:31:31 y, sin proponérselo, se colocó como la sexta mejor lagunera. Entonces decidió no parar hasta convertirse en la número uno de la categoría. Lo logró pronto y el domingo pasado, además de repetir por tercer año consecutivo como mejor lagunera, consiguió el sexto lugar femenil general, con un tiempo de 2:55:39 sin quejarse por la temperatura. Pero Isabel no es diferente a ti, su mejor tiempo en maratón, de 2:45, lo consiguió trabajando 10 horas diarias en un negocio de accesorios para tractores. A las siete de la mañana comienza su jornada de oficinista, a las cinco de la tarde se pone los tenis y sale a entrenar. Sus entrenamientos diarios duran de dos a tres horas y son cronometrados por Daniel, su novio y un excelente entrenador de corredores de alto rendimiento. Isa hace horas semanales de trote, trabajo de velocidad, fuerza y distancias largas. Nada de magia, puro trabajo duro.

El año pasado, Isa corrió por primera vez el legendario Maratón de Boston, colocándose en primer lugar de mujeres mexicanas. En los próximos meses la veremos prepararse junto con Daniel para reducir aún más esas marcas sin perder su sonrisa, sencillez y profundo amor por la vida. Eso y más se logra cuando las parejas hacen equipo.

¿DÍA DE LA MUJER?

El día de la mujer se celebra porque hace 107 años, 129 mujeres obreras hicieron una huelga en la fábrica en la que trabajaban, en Nueva York, pidiendo trabajar solo 10 horas diarias y tener el mismo pago que los hombres. El dueño ordenó incendiar la fábrica para hacerlas salir, ellas decidieron permanecer dentro y murieron calcinadas. Eso fue un 8 de marzo. Gracias a ellas, Isa trabaja 10 horas y puede ponerse los tenis y volar sobre la pista.

En Latinoamérica, las mujeres asumimos como propias muchas tareas que deberíamos distribuir entre todos los miembros de la familia o equipo. La idea de super mujer que rinde a tope en trabajo, deporte, vida familiar y social, con una sonrisa y luciendo divina siempre, es nociva y ha ayudado a ampliar la brecha de desigualdad en mujeres de todos los estratos sociales. Actualmente, las mujeres en Latinoamérica dedican el doble de tiempo semanal al trabajo del hogar no remunerado y la mitad que los hombres a actividades de esparcimiento.

En medio de este panorama, el deporte es una válvula de escape, una oportunidad para las mujeres para dedicar tiempo a sí mismas, descubrir que tienen cuerpos igual de fuertes, capaces y poderosos que los de cualquier ser humano. La práctica del deporte amateur ayuda a las mujeres a empoderarse para tomar la decisión de salir de situaciones en las que no quieren estar, las ayuda a poner límites, y redefinir la vida que quieren vivir.

Actualmente, el cuerpo de las mujeres les pertenece solo a ellas, no es ya solo visto como algo destinado a la maternidad o para lucir bien ante los demás. La mujeres del CrossFit, por ejemplo, tienen el cuerpo que necesitan tener para ser excelentes en su deporte, no sienten miedo de desarrollar músculos ni de levantar más peso que los hombres y no tendrían por qué sentirlo. Nuestro cuerpo no es decorativo, es poderoso y mucho más capaz de lo que podamos imaginar, cuídalo, ámalo y llévalo a tope en la práctica del deporte que más te apasione, deja de entrenar por lucir bien, comienza a hacerlo por la emoción, pasión y diversión que el deporte trae a tu vida, y por la increíble comunidad de gente sana y feliz de la que te ayuda a rodearte.

Cada vez más vemos ejemplos de mujeres deportistas mexicanas que, como Isa o Paola Longoria, rompen paradigmas y rinden al máximo sin miedo ni disculpas. No hay que disculparnos por tener pasiones y dedicarles tiempo, por ser fuertes o musculosas, por querer llegar lejos o por ser simplemente geniales en lo que hacemos. Vale la pena detenernos un momento a pensar qué conductas nuestras están ayudando a preservar estos paradigmas, y después eliminarlas. No felicitemos a una mujer por serlo o por haber logrado algo “a pesar de ser mujer”, alentémosla a alcanzar su máximo potencial sin tener que arrastrar la carga que le pertenece a otro y sin tener que luchar contra prejuicios añejos.

Entonces sí, feliz día de la mujer.

avion Created with sketchtool.

Suscríbete

y recibe actualizaciones semanales de Innovasport Women en tu email

TE INVITAMOS A LEER LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS: